Ya es un hecho: Corporates y startups se acercan - Conector