Una factura para cada país: el IVA a nivel europeo - Conector