¿Porqué le damos tanta importancia a nuestros mentores? - Conector