¿Por qué el IoT cambiará el mundo? - Conector