Mimoke, la evolución hacia la joyería ética - Conector