La importancia del ASO para las apps - Conector