Freemium, el modelo de negocio que está de moda - Conector