¿Cómo determinar tu propuesta de valor efectiva? - Conector