¿Cómo aprovechar la neurociencia sensorial para que el inversor apueste por tu startup? - Conector