Así hemos vivido el South Summit 2017 - Conector