Afterscool, la solución para los más pequeños de la casa - Conector