¿Qué son las notas convertibles?

Publicado por el 29 abr, 2016 | 0 comentarios


Bankia & Conector Seat & Conector

El martes pasado en la sesión de #CharlasConector tuvimos con nosotros a Martí Manent, abogado y CEO en Derecho.com y elAbogado.com y mentor de la aceleradora.

Martí Manent nos habló sobre lo difícil que es lograr que una startup vaya bien y disponga de dinero. Es cierto que la empresa cuenta con un fondo inicial que sus fundadores aportan, y que posteriormente pueden obtener ayuda de las 3F (family, friends & fools). Pero, ¿qué ocurre cuándo no queda dinero, o no se obtienen beneficios? Ese momento es el adecuado para recurrir a las notas convertibles.

IMG_0196

¿Qué son las notas convertibles?
Es un préstamo a corto plazo que se convierte, como su propio nombre indica, en participación accionarial. En otras palabras, son inversionistas que prestan dinero a la startup como una primera ronda de inversión y en lugar de recibir su dinero de vuelta -con intereses- reciben acciones preferenciales de la misma. De esta manera evitamos que la startup esté en zona de ‘no dinero’ o ‘no beneficio’.

Inversor vs. prestamista
Hay que tener en cuenta las diferencias entre ambos. El inversor se queda una parte de la empresa, ya que se le entregan acciones, lo que le aporta derechos de control. Sin embargo, el prestamista no. Otra diferencia fundamental es que al primero no se le devuelve el dinero, mientras que al segundo si.
Apunta Martí Manent que es importante que el inversor no tenga derecho a tomar decisiones libremente, ya que eso perjudicaría a la startup.

Contrato y condiciones
Las notas convertibles se tienen que pactar bajo una serie de condiciones, que son las siguientes:
1.- Dinero
Es la cantidad que se va a invertir en la startup.

2.- Interés
Para la startup es mejor cuanto más bajo sea; aunque es cierto que cuanto peor vaya la misma, más alto lo puede aceptar. En este caso Martí Manent marcó un margen de entre el 5-30%. La misión de la startup es que sea acumulativo y anual.

3.- Descuento
Este se puede hacer, o no, depende siempre del contrato que se haga y la negociación que se lleve a cabo entre ambos interesados. En el caso de que se realice, se hace sobre la valoración. El descuento será mayor cuanto más tiempo pase entre la primera ronda y la siguiente.

4.- Valoración

Ésta va ligada a las participaciones y coincide con la siguiente ronda de inversión. Como emprendedor es mejor que se sea pre-money. Mientras que, como inversor es preferible que sea después de la misma e interesa que se valore poco, ya que así se obtiene más.

5.- Cantidad de la ampliación

Es decir, cuánto dinero se va levantando.

6.- Plazo
Lo ideal, según Martí Manent, es año y medio o dos años.

Por último se realiza la formalización, que es competencia de la junta de accionistas. Hay que ponerse de acuerdo y pasarlo a contrato. Finalmente, se firma el pacto de socios.

Pero por encima de toda esta burocracia, el consejo que nos dio Martí Manent es que las startups deben centrarse en el core de la startup y en una métrica en particular. Hay que fijar una meta y el máximo objetivo debe ser llegar a él o superarlo.

Gracias a Martí Manent por la charla, un tema muy interesante y buenos consejos para los emprendedores.

 

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Aplica Barcelona


×
Aplica Madrid


×