David Villa: “las phantom shares sirven para incentivar, retener y generar valor”

Publicado por el Dic 4, 2015 | 0 comentarios


Abanca & Conector Bankia & Conector Seat & Conector

Esta semana en las #CharlasConector hemos recibido a David Villa, abogado experto en startups del prestigios bufete Rousaud Costas Duran SLP. Villa lleva varios años trabajando con emprendedores y conoce perfectamente todas las peculiaridades a nivel fiscal y jurídico que sucenden en una startup. En esta ocasión quisimos profundizar un poco más en los sistemas de retribución variables, o lo que es lo mismo, los recursos que tiene un empresa cuando no puede aumentar el sueldo.

Como David nos explicó, hay dos tipos de retribuciones variables: las que no están basadas en la valoración de la empresa y las que si lo están. Dentro del primer grupo podremos encontrar alternativas como los bonus (pagar un porcentaje basado en hitos) o la retribución en especies (los ticket restaurante, acceso a internet, formación, seguros médicos…). Esta opción ayuda a incentivar al trabajador pero no lo retiene en la empresa y además genera, de alguna forma u otra, un coste inmediato a la emrpesa.

Dentro de las retribuciones que están basadas en la valoración de la empresa distinguimos entre las stock option y las phantom shares. Estas son, quizás, las opciones más factibles para una startup que necesita retener talento pero no tiene recursos económicos para pagarlo. Pese a que pueden parecer opciones semejantes, hay diferencias, y David confesó que él siente más debilidad por las phantom shares…

david villa explicando phantom shares

pero, ¿en qué se diferencian?

Si ofreces a un trabajador stock options le estás ofreciendo acciones de la empresa de tal forma que ese trabajador pasará directamente a ser tu socio. Las stock option ofrecen derechos tanto políticos como económicos, pero, eso si, el beneficiario tiene que tributarlas al momento, antes de haber cobrado. Esta es una opción muy utilizada en Estados Unidos, pero que no se usa tanto en España, precisamente por los inconvenientes fiscales que comporta.

Si ofreces a un trabajador una phantom share, le estás ofreciendo acciones que comportan “únicamente” beneficios económicos sujetos a las cláusulas que pactéis. El valor añadido para el beneficiario es que además tributará esta ganancia en el momento que se haga efectivo ese dinero.

Aunque parezca contradictorio, la mayoría de inversores ve con buenos ojos que una startup tenga un plan de phantom shares: ellos saben que es una de las pocas formas de retener talento ya que, tal como nos recuerda David Villa “las phantom shares sirven para incentivar, retener y generar valor”.

David, gracias por esta master class en sistemas de retirbución. ¡Hasta la próxima!

charla phantom shares

 

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *